Sat09062014

Actualizado04:42:17 PM

Ventura del Carmen es una incapaz y vuelve a mentir

Pedro MedinaEl Cabildo de La Gomera autorizó durante, dos años, a una empresa dedicada al sector de las flores en Vallehermoso, el uso, de las cámaras frigoríficas y, ahora, dice que la normativa no permite que se almacenen junto con productos hortofrutícolas

Pedro Medina, Consejero y portavoz del CCN en el Cabildo Insular de la Gomera, manifiesta que la consejera del área de agricultura Ventura del Carmen, no se entera o miente a sabiendas, lo cual es peor, cuando dice que la normativa no permitealmacenar productos hortofrutícolas con flores tratadas con sustancias fitosanitarias

Trata de confundir a la opinión pública, utilizando todo tipo de falsedades, ahora, de prisa y corriendo tira de normativa para lanzar al empresario de las instalaciones, explica Pedro Medina, quien se pregunta, si la consejera socialista no conocía la existencia de la mencionada normativa, en el momento, de permitir al empresario ocupar las instalaciones frigoríficas.

El consejero nacionalista asegura que, Ventura miente para ocultar su incapacidad, ante su nefasta gestión este asunto, como en otros tantos, y lo hace a sabiendas en un desesperado intento de tapar su cada vez más evidente incapacidad para defender los intereses del sector primario de la Isla.

Asegura, el portavoz de la formación nacionalista, que intenta ocultar y manipular la verdad, con mentiras que la dejan en fuera de juego, hasta el punto de decir que los lilium, flores que se almacenan en la cámara, requieren en su proceso de cultivo de un tratamiento fitosanitario, lo que imposibilita, su almacenamiento conjunto con los productos hortícolas. Ventura del Carmen, como de costumbre, miente descaradamente, ya que son estos últimos los que sí necesitan del mencionado tratamiento.

Asimismo, la responsable cabildicia apunta que las cámaras, han sido construidas con fondos públicos exclusivamente para los productos hortofrutícolas. Y porqué se saltó la exclusividad. Acaso, utiliza su cargo para hacer favores y cuando no le devuelven el peón saca de una chistera la pasear la normativa.  La utilización de una cámara para las flores cortadas cumplía la normativa antes lo mismo que ahora, otra cosa es que en la autorizaciones  de uso a los agricultores, el presidente del Cabildo no haya cumplido con la normativa ni antes ni ahora, pero ese es el permanente modus operandi de la casa, el Parque Marítimo y el Jardín Botánico algunos de estos ejemplos.

Le recomienda al presidente del Cabildo que se ponga a trabajar y a la Consejera que se deje de gandulear y busquen soluciones concretas para el campo gomero, que dejen de poner trabas al emprendedor y se olvide de titulares de prensa para maquillar su incompetencia, porque la realidad del agro insular no la puede ocultar.

Para el consejero y portavoz del CCN en el Cabildo Insular de la Gomera las promesas del presidente Curbelo para reactivar el sector primario de la Isla se han saldado “con mucho ruido, pero pocas nueces y lo único real y dramático es que el 90% de los productos agrícolas que se consumen en la Isla son importados”.

Recuerda Medina que la hemeroteca está repleta de antiguos proyectos que se han comido ingentes cantidades de dinero público, cuya puesta en funcionamiento se espera desde hace años, como la Fábrica de Miel de Palma, la Quesería Insular, la Casa de Miel de Abeja, entre otras infraestructuras.

En este sentido, allá por el 2009,  el presidente se sacó de la chistera la creación de un “censo de fincas abandonadas” para ponerlas a disposición de nuevos agricultores y todos aquellos productores interesados, con el objetivo de crear nuevas oportunidades de trabajo y generación de ingresos, que ayudaran a sobrellevar la crisis económica. La realidad es que 60 meses la paloma continua en la chistera.

Y que decir de la apuesta por la producción de millo en la Isla para elaborar gofio gomero. La iniciativa, según Curbelo, se enmarcaba en la apuesta del Cabildo por el desarrollo del sector primario, la producción agroalimentaria y la recuperación de fincas agrícolas abandonadas. “La realidad es que, el millo para hacer el gofio entra por el muelle, la paloma sale para comer millo y vuelve a la chistera y el campo gomero es un auténtico desierto” asevera Pedro Medina.